Old School Garlic Bread

In our homes, we'd probably give up salt and pepper before having to live a life without garlic. As our Farm Share Manager, Paola, says, she always uses twice what the recipe calls for – thankfully garlic is abundant in our region! Here in New York, you'll find both varieties of garlic, Softneck and Hardneck. Softneck garlic has little to no center stalk and boasts two layers of tightly packed cloves of various sizes - this type is found most commonly in supermarkets. Hardneck garlic has a stiff center stalk with uniformly large cloves that are easier to peel. This type, the original cultivated variety that is often considered to have a more complex and intense flavor than softneck, is more commonly found at farmers markets & within our farm shares. Garlic isn't just tasty, but healthy for us too – it holds moderate amounts of Vitamin B6, Manganese and Vitamin C. Long known for its antibacterial and antiviral properties, there is new interest in garlic's sulfur-containing compounds which may hold cardiovascular benefits. Garlic heads are best stored in a cool dark place with plenty of air circulation, such as a basket, to prevent spoilage and sprouting. For your safety, don't try to store cut garlic – If you must, store in oil in the refrigerator and attempt to use within 2 days. To be on the safe side, always chop your garlic fresh & use immediately – it begins to bitter if left out to oxidize too long. All garlic varieties last at least one month.

Old School Garlic Bread

Ingredients:

  • ½ cup unsalted butter
  • ¼ cup (extra-virgin) olive oil
  • 2 cloves garlic cloves, peeled, crushed
  • Large handful of fresh parsley leaves, finely chopped
  • 1 baguette
  • Kosher salt or sea salt
  • Finely grated Parmesan (optional)

Directions:

  1. Preheat oven to 450°. Heat butter and oil in a small saucepan over medium heat. Add garlic and parsley and cook, stirring occasionally, until butter is completely melted.
  2. Slice bread in half lengthwise, then place on a baking sheet and brush cut sides with butter mixture.
  3. Slice crosswise 1" thick, without cutting all the way through; season with salt and top with Parmesan. Bake until golden, 10–15 minutes.
  4. Enjoy along a squash soup!

Recipe created by Roz Francis, Community Chef for Corbin Hill.

---------------------------------

En nuestro hogar, probablemente sacrificaríamos la sal y la pimienta antes de abandonar el ajo. Como dice Paola, nuestra Gerente del programa Farm Share, ella siempre usa el doble de cantidad de ajo de lo que requieren las recetas. Afortunadamente el ajo es abundante en nuestra region! Aquí en New York, se encuentran las dos variedades de ajo, el de Cuello Blando y el de Cuello Duro. El ajo de cuello blando no tiene tallo central o lo tiene muy delgado y cuenta con dos capas de dientes de diferentes tamaños muy apretados, esta variedad se encuentra comúnmente en los supermercados. El ajo de cuello duro tiene un tallo central duro con dientes grandes y uniformes que son fáciles de pelar. Esta variedad fue cultivado originalmente y se considera que tiene un sabor mas complejo e intenso; se encuentra comúnmente en Mercados de Granjeros y en nuestro programa de Farm Share. El ajo no es solo delicioso, pero también muy saludable. Contiene niveles moderados de Vitamina B6, Manganeso, y Vitamina C. El ajo también es conocido por sus propiedades antibacteriales y antivirales. También, hay un nuevo interés en los compuestos que contienen azufre en el ajo, los cuales podrían ofrecer beneficios cardiovasculares. Las cabezas de ajo deben ser guardadas en un lugar oscuro y frío con suficiente circulación de aire, como en una canasta, para prevenir que se dañen o broten. No es aconsejable el guardar ajo cortado, si lo necesita guárdelo en aceite en la nevera por no mas de dos días. Por su salud, siempre corte el ajo y úselo inmediatamente, se vuelve agrio y se empieza a oxidar si lo deja por mucho tiempo. Todas las variedades de ajo duran por lo menos un mes.

Pan de Ajo al Estilo Antiguo

Ingredientes:

  • 1/2 de taza de mantequilla sin sal
  • 1/4 de taza de aceite de oliva (extra virgen)
  • 2 dientes de ajo, pelados y picados
  • un manojo grande de hojas de perejil, picadas finamente
  • 1 pan francés
  • sal, kosher o marina
  • queso parmesano, rallado finamente (opcional)

Preparación:

  1. Precaliente el horno a 450 grados. Derrita la mantequilla y el aceite en un sartén pequeño a fuego medio. Agregue el ajo y el perejil, cocine. Revuelva de vez en cuando hasta que la mantequilla se derrita completamente. 
  2. Corte el pan en mitad longitudinalmente, póngalo en una bandeja de hornear después de embadurnar los bordes con la mezcla de mantequilla.
  3. Pártalo en rodajas de 1 pulgada de ancho, sin cortar hasta el final. Agregule un poquito de sal y queso parmesano. Hornee hasta que este dorado por 10-15 minutos. 
  4. Disfrute con una sopa de calabaza!

Receta creada por Roz Francis, Chef de la Comunidad para Corbin Hill.